lunes, 7 de marzo de 2016

Si a los 3 años no he vuelto #Reseña

 Hoy es el día internacional de la mujer, y he pensado que la mejor manera de celebrarlo es con la reseña de una novela escrita por una mujer, Ana R. Cañil y sobre mujeres. Mujeres reales y con una fortaleza sobre humana, heroínas de un tiempo de desgracia, de muerte y de sufrimiento, que no por ello pierden la esencia y consiguen ayudarse y apoyarse las unas a las otras. Podría haber elegido varios títulos, ya que en mi estantería predominan las historias de mujeres fuertes que se sobreponen a una vida dura, pero en este caso, el hecho de que varias de las historias que se cuentan en esta novela sean reales es lo que me hizo decidirme, espero que os guste y sobre todo os lo recomiendo mucho.



Si a los tres años no he vuelto
Ana R. Cañil
Editorial: Espasa libros / Booket
Páginas: 399

Esta es la historia de Jimena y empieza en 1939 en España, sin duda alguna una época difícil para empezar una historia. Jimena es una joven de las montañas del norte, de un pueblo pequeño que ha tenido que sufrir la guerra y el hambre, pero nada de esto será comparable a lo que tendrá que sufrir después. 
Jimena empieza su historia cuando se enamora y se casa con Luis, un joven madrileño y republicano. Siguiendo al amor de su vida, la joven deja su casa familiar para trasladarse a la capital, dónde vivirá los mejores meses de su vida, hasta que Luis debe huir cruzando la frontera a Francia y dejando sola a Jimena.
Todo se complica cuando al ser considerada mujer de un republicano es detenida y encerrada en la carcel de Ventas para mujeres, un lugar abarrotado de presas a la espera de juicio o ejecución de la condena que acaba siempre en el muro de un cementerio. Las escenas que describe Cañil sobre el tiempo que pasa Jimena en la carcel son brutales a la vez que es capaz de dotarlas de una dignidad extrema por parte de las protagonistas, que a pesar de todo, aguantan con la cabeza alta cualquier tipo de bajeza a la que sean sometidas. Especialmente impactante es la escena en la que una presa pide paciencia a la carcelera que la lleva a su ejecución alegando que se está vistiendo con su mortaja.

En la carcel de Ventas, Jimena conoce a mujeres que formaran parte de su "familia" y comprenderá que sobre todo lo que más vale entre aquellas paredes es la amistad y el apoyo que se dan entre ellas, es lo único que tienen y lo único a lo que pueden aferrarse.

Aunque como en toda historia que se precie, siempre hay un antagonista dispuesto a hacer sufrir más si cabe a nuestros heroes. En este caso es María Topete, un personaje real que durante años dirigió el penal para mujeres de Ventas y  la Prisión de Madres Lactantes. Según cuenta la historia real, María Topete fue el terror de las presas, muchas mujeres y niños murieron durante su mandato y por sus ideas radicales sobre el lavado mental que consistía en apartar a los niños de sus madres para que no "heredaran" sus ideas rojas. En la segunda parte la novela, la autora, trata de novelizar la vida de María Topete antes de ser carcelera, pero ni con su "justificación" logra que el lector sienta la más mínima empatía con ella. En mi caso concreto, las supuestas razones por las que la carcelera acaba siendo tan cruel con las presas me parecen vacías y sin fundamento, en el sentido de que no creo que exista ninguna justificación para la crueldad que ejerce sobre las presas, simplemente nació así de cruel.

Ana R. Cañil, nos cuenta por lo tanto una historia dura y de superación constante, de supervivencia y de sufrimiento, con un personaje central, Jimena, rodeado de personajes reales que vivieron durante aquellos años en aquel lugar. Sin duda alguna lo que más me sorprende de estas historias, todas las guerras son iguales, es que el ser humano justifica cualquier agresión a otro ser humano por una ideología, hasta el punto de ser capaces de degradarlos a otra raza a la cual poder maltratar y asesinar sin piedad y sin remordimiento. No hay en el mundo ninguna otra raza capaz de cometer tales atrocidades contra los de su propia especie. 

Sin duda alguna una novela interesantísima, históricamente hablando, con mucha fuerza y una narración sencilla que logra que el lector se meta de lleno en la historia. Esta es una novela de personajes, algunos buenos otros malos, pero todos nos despiertan sentimientos hacía ellos. El tema de la vida en la cárcel está tratado con mucho tacto y sin duda deja entrever que lo que sucedió entre aquellos muros fue mucho peor de lo que nos narran. Una novela sin duda especial e imprescindible en un día como hoy en el que celebramos la lucha de las mujeres de otras épocas para que las que vivimos hoy tengamos la vida que tenemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario